lunes, 20 de febrero de 2012

Perdon, pero ya no te quiero

En mi viaje, aprendí a no extrañarte. También aprendí, a no tener que mentirme a mi misma, diciendo " no lo extraño" y " no lo quiero". De verdad, no te extrañe. Es más, este viaje me sirvió para darme cuenta, que no me querías, y que estabas conmigo, por no estar solo. Y yo me creí tu verso. Cuando me dijiste "Me endulzas el ego siendo sincera". Pero ya no. Ya no creo en tus frases, ya no creo en vos.
Perdón si no te gusta escuchar esto, pero ya no te quiero.





Brasil, 2012





No hay comentarios: