miércoles, 21 de marzo de 2012

Porque jugando al olvido no me quedan inventos.

De Cientosiete días de magia solo queda un
dolor porque el orgullo, lo boxeo al corazón.

No hay comentarios: