miércoles, 14 de marzo de 2012

A ti ya no te queda nada

A tí que por despecho estás pensando con los pies.







Y a mi me queda por lo menos, ese síndrome incurable de quererte tanto.