lunes, 1 de octubre de 2012

Ya no hay nada que perder. Me perdí hasta yo.

No hay comentarios: